jueves, 2 de julio de 2020

El glorioso caos de la vida

La "dramedy", subgénero resbaladizo en el que la primeriza directora australiana Shannon Murphy se ha metido para su debut cinematográfico. Decimos resbaladizo porque abordar cuestiones trágicas desde ese planteamiento puede llevar a la ridiculez o al desmadre melodramático. No obstante, la realizadora antipódica sale airosa a pesar de una puesta escena telefílmica gracias a la combinación acertada de ambos enfoques, desde una inicial causticidad y extravagancia hacia un remate duro y emotivo llevado con elegancia y buen gusto. Destacable protagonismo de la joven Eliza Scanlen, actriz que parece abonada a papeles de enferma o de comportamientos enfermizos como en la reciente Mujercitas o la miniserie Heridas abiertas.

Puntuación @tomgut65: 6/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!