martes, 16 de abril de 2019

IO

El apocalipsis es tema recurrente en Netflix, solo hay que dar un repaso a su catálogo de series y películas para comprobarlo. No suele afrontar nada mal estos contenidos la plataforma de pago, pero esta vez la musa no ha visitado sus oficinas y les ha salido un film soso y previsible hasta la extenuación. Carencia de ritmo y fuerza son sus principales problemas, cuestión aparte es la escasa inversión en efectos especiales y ambientación, pero es que además los desangelados protagonistas, Margaret Qualley y Anthony Mackie, no ayudan a remontar en ningún momento la apatía general.

Puntuación @tomgut65: 4/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!