martes, 30 de julio de 2019

Padre no hay más que uno

Lo que uno puede esperar al ver una comedia familiar de este tipo es lo que va obtener, y en este caso un poquito más. Por que aunque haya menores de edad de por medio, el humor es bastante gamberro, con alguna palabra malsonante y todo, y la naturalidad de Segura y Acosta actuando, el oficio de los secundarios, y el buen rollo que se nota que ha habido en el rodaje, provoca una cercanía cómplice con el espectador que si se deja llevar olvidándose de los prejuicios, se puede divertir bastante. Y como fue nuestro caso, si eres madre o padre, mejor te lo puedes pasar aún, gracias a situaciones y reacciones ante ciertos comportamientos desesperantes de los vástagos que provocan sonrisas cuanto menos maliciosas. En definitiva, una película simpática, dentro de los previsibles cánones del género, con la duración justa y necesaria para entretener sin complicarse la vida. 

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!