jueves, 25 de abril de 2019

La importancia de llamarse Oscar Wilde

Biopic que nos cuenta los últimos años de vida, con varios flashbacks entre medias, del celebérrimo poeta que da título a la película, con el actor Rupert Everett poniéndose por primera vez tras las cámaras para contarnos una historia impactante, melancólica y desazonadora, en la que el propio director encarna a su protagonista principal de un modo magistral, siendo sin duda lo mejor de un largometraje cuyo elenco se completa con varios rostros conocidos. Si bien se limitan a narrarnos los hechos de un modo formal y efectivo, goza de un tono poético en varios diálogos e imágenes que la hacen destacar por encima de producciones similares gracias a una acertada duración y a unas impolutas actuaciones.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!