viernes, 18 de enero de 2019

Glass (Cristal)

Para captar mejor la magnitud de esta sobrehumana epopeya es recomendable, o más bien necesario, haber visto El protegido y Múltiple, ya que da por sentadas las historias previas que se cuentan en ambas películas, tanto de los "tres" protagonistas como de los diferentes secundarios. A partir de ahí, lo que tenemos son un par de escenas de acción al principio y al final, y entre medias mucha chicha que los fans de ambas precuelas apreciarán, y donde se desarrollan aún más las motivaciones de los personajes. Y es que el objetivo de su director y guionista es mantener la intriga en todo momento, lo cual consigue con creces, mientras sienta las bases de un epílogo cuya resolución no resulta tan satisfactoria y creíble como cabría esperar, pero que aún así se disfruta con facilidad y sin margen para el aburrimiento.

Mi puntuación: 6/10


Mini crítica de @tomgut65

Con El protegido, Shyamalan se adelantaba a la fiebre cinematográfica por los superhéroes que se nos iba a venir encima. En la tardía secuela, Múltiple, se daba una afortunada vuelta de tuerca presentando al villano antagonista. Ahora las fuerzas contrarias confluyen por un nuevo factor que no desvelaremos. Todo ello encaja y se consuma hábilmente gracias a que el director indioamericano ha vuelto por sus añorados fueros. Es, indiscutiblemente, una obra discursiva, o explicativa, pero no por ello tediosa o reiterativa pese a sus más de dos horas de duración. Y aunque tiene aires de epílogo, nos inclinamos a creer que a este universo le queda mucho más por decir. El que quiera saber el por qué de esta afirmación tendrá que rascarse el bolsillo en taquilla.

Puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!