miércoles, 1 de junio de 2016

Una noche en la ópera

Hay comedias malas, buenas, magistrales y por encima de todas tenemos la que nos ocupa. El nivel máximo de risas y absurdos que logra esta obra maestra del humor es inigualable por ninguna otra película, encadenando gags que han pasado a la historia del cine, y de la humanidad en sí mismo. Un humor adelantado a su época que sólo diciendo "dos huevos duros" te provoca carcajadas y que aúna todos los recursos habituales de los hermanos Marx (caos, música, enredos, verborrea etc.) para conseguir la comedia perfecta. Ninguna parte de la película debe ser arrancada, y todas las partes son disfrutadas por igual, desde la primera parte de la parte tronchante hasta la última parte de la parte más tronchante. 

Mi puntuación: 10/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!