miércoles, 11 de mayo de 2016

La bruja

La sencillez y la sobriedad no son fáciles de encontrar en el cine de terror actual donde el impacto visual y los efectos priman sobre la sugestión y la complicidad. Afortunadamente Robert Eggers elige el camino más complejo y sumerge al espectador en una atmósfera de pesadilla sin renunciar al impacto visual en momentos bien encajados. La tonalidad gris de la fotografía, junto a una música enérgica y envolvente que enfatiza las sensaciones, elevan el nivel de esta producción independiente por encima de tanto innecesario remake o refrito absurdo que nos invade actualmente. No es una obra perfecta pero reconcilia al aficionado con las esencias y le da nuevas esperanzas de mejores tiempos para el género.

Puntuación: @tomgut65: 7/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!