lunes, 31 de agosto de 2015

Ricki

Comedia dramática, o viceversa, en la que una talludita roquera de medio pelo se reencuentra con la familia, a la que nunca ha hecho mucho caso, dando lugar a situaciones y diálogos en su mayoría previsibles y ausentes de originalidad. En el centro de este espectáculo tenemos a una Meryl Streep cuyos marchosos números musicales nos brindan los mejores momentos de una película que aceptaría protagonizar como mera excusa para desmelenarse y presumir de dotes vocales. Por suerte no se hace pesada y tiene algunas escenas aprovechables que no disimulan la multitud de carencias narrativas que la hacen desafinar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!