lunes, 24 de agosto de 2015

Dredd

Un contexto distópico desarrollado en su justa medida y un detonante sencillo sirven para meternos de lleno en una entretenida película que nos recordará al típico cine sin pretensiones de los ochenta, al estilo John Carpenter, en el que un (anti)héroe lucha por sobrevivir y hacer lo correcto. El semblante, o más bien la boca impávida del justiciero protagonista, una compañera especial y un arma multiusos son suficientes para imponerse ante una jauría interminable de ineptos delincuentes excesivamente fáciles de matar. Sin necesidad de complicaciones en la ejecución y con una puesta en escena austera pero efectiva, quizá no cumpla como adaptación del cómic, pero funciona como cinta de acción. 

Mi puntuación: 6/10


2 comentarios:

  1. Más dura y seca que la de Stallone, más modesta pero más digna, lastima que la taquilla no le acompañase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, la de Sly parecía una broma, y eso que la vi en cine en su momento y un par de veces más, pero mucho mejor ésta. ¡Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!