miércoles, 6 de mayo de 2015

Legítima defensa

Mero producto alimenticio del genial cineasta italoamericano a quien se le puede, y debe, exigir algo más de lo que nos ofrece en esta adaptación de una novela de John Grisham. El acabado telefílmico y el trillado argumento judicial son compensados por un gran elenco de secundarios y un ritmo acertado que hace cortas las dos horas y cuarto de metraje. Sí para otros directores esta película podría ser la cumbre de su carrera, por contra para el autor de “El Padrino” el nivel alcanzado es demasiado escaso, no obstante se le ha de perdonar por la incalculable aportación al cine que ya nos ha regalado y de la que seguiremos disfrutando.

Puntuación @tomgut65: 6/10




2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo. Aunque no he leído la obra original, estoy seguro que la trama daba para haber hecho algo un poco mejor. De todas formas, como entretenimiento está bien y el ramillete de interpretes se agradece.

    @Ociopalabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la vi en cine cuando se estrenó y no he vuelto a verla, la recuerdo normalita, mejor que otras pero poco destacable, y por lo visto mi hermano lo confirma, así que no creo que vuelva a verla nunca. Eso sí, el reparto no veas.

      Muchísimas gracias por todos tus comentarios compañeros ^_^

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!