lunes, 16 de mayo de 2016

Cube

Ni el espectador ni los propios personajes saben que está pasando ni el motivo, y sinceramente no importa, o mejor dicho, es mejor no saberlo para que el misterio que impregna toda la película nos mantenga en vilo mientras asistimos a un alarde de ingenio y maestría tanto en guión como en realización. Y no sólo estaremos intrigados en todo momento por culpa de un maquiavélico juego/experimento, también viviremos escenas terroríficas llenas de hemoglobina donde sus protagonistas son meros peones al servicio de una de las tramas más rebuscadas y originales del género. Una de mis películas de ciencia ficción favoritas que por desgracia se vio enturbiada por una secuela y una precuela, ambas prescindibles y excesivamente evidentes.

Mi puntuación: 8/10


2 comentarios:

  1. Recuerdo que vi la peli con unos amigos en casa de uno de ellos. Nos quedamos a cuadros cuando acabó. Nos preguntamos, ¿Qué acabamos de ver?, ¿Alguien ha entendido algo? Jajaja, una comedura de coco, total!

    Una buenisima de mi género favorito, sin dua!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que también la vi con amigos la primera vez, y aunque no entendimos mucho sí que sabíamos que habíamos visto, ¡un peliculón! jeje Y también es mi género favorito ;) Saludos!

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!