lunes, 18 de noviembre de 2019

El irlandés

Harvey Keitel, Joe Pesci, Al Pacino y Robert De Niro juntos en un largometraje dirigidos por Martin Scorsese, solo por estos nombres ya deberíamos empezar a valorar esta película como obra maestra. También suma puntos una sencilla puesta en escena, más convencional de lo que su director nos tiene acostumbrados, y una realización firme y de corte clásico que nos evoca tiempos mejores.

¿Entonces que falla para no alcanzar el Olimpo cinematgráfico o ni siquiera estar entre las mejores de Scorsese? Algo tan fundamental como la historia, basada en un libro que relata unos hechos reales que nos llegan deshilvanados, extendiéndose en tramas que no dan más de sí, y apenas profundizando en otras que no sabemos cómo han ocurrido o las motivaciones de las partes implicadas. Aún así, cada minuto que comparten De Niro y Pacino en pantalla, y son unos cuantos, vale su peso en oro, además de muchos diálogos entre sus diferentes protagonistas llenos de inspiración y sobre todo mucha nostalgia.

En definitiva, tres horas y media que empiezan fuerte, seguidos de momentos que adolecen de falta de ritmo narrativo, y que culminan en un sesudo desenlace, que explora una faceta de los gánsters poco conocida, en la cual se debería haber profundizado más aprovechando la edad y el talento de un reparto, que acaba siendo el principal motivo para que el visionado de esta película sea imprescindible.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!