martes, 30 de junio de 2015

Todo parecía perfecto

Entre sueños y ficción poco queda de realidad en esta película que juega con el espectador para situarle en medio de un mar de dudas, lo que puede provocar pérdida de interés si se intenta buscar una explicación evidente a todo lo que nos van mostrando. Lo único seguro es que estamos ante una historia de amor que se reinventa cada pocos minutos, desde el principio hasta el mismísimo instante final, y que te puede atrapar si conectas con la ternura y teatralidad de su pareja protagonista. Una apuesta arriesgada que narra de un modo distinto algo sencillo y que sorprendentemente funciona en casi todas sus facetas.

Mi puntuación: 6/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!