viernes, 18 de octubre de 2019

Retrato de una mujer en llamas

Las llamas a las que hace referencia el título son reales, pero son también un símbolo del deseo que crece entre las dos protagonistas de esta historia. Al tiempo que se desarrolla la relación entre ellas, se nos va presentando distintos aspectos de la discriminación de la mujer en esta época. como los matrimonios impuestos y la exclusión de la vida pública, todo ello mientas nuestra pintora, una especie de Pigmalión femenina, pinta a su modelo y parece hacer surgir una nueva versión de ésta. La película es preciosa y llena de poesía, una experiencia inolvidable, aunque ciertas escenas podrían haberse obviado. Un ejemplo más de una directora que, más allá del género, hace sencillamente buen cine.

Puntuación @cineEnCines: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!