martes, 10 de julio de 2018

Lola Pater

Al morir su madre, Zinedina se entera que su padre está vivo y va a buscarlo, para descubrir que se ha convertido en una mujer. Es una situación compleja recibir esa noticia en el periodo de duelo, y, como es de esperar, provoca reacciones emocionales intensas en todos los involucrados, emociones que se tratan con discreción y sensibilidad. Son reacciones creíbles y humanas, tanto las de un hijo enfrentado a un padre inesperado como las de una mujer que ha pasado por situaciones límites y es, en el fondo frágil, un papel, por cierto, muy bien interpretado por Fanny Ardant. El que los personajes tengan matices hace la película cercana, y la convierte en una excelente ocasión para reflexiones sobre ser transgénero cuando se tienen hijos.

Puntuación @cineEnCines: 7/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!