jueves, 3 de octubre de 2019

El crack Cero

Es un acierto que esta película funcione de manera independiente, y Carlos Santos cree su propio Areta, que brilla por sí mismo. Un Madrid en blanco y negro, nocturno, muy fotogénico, es el telón de fondo de una obra de corte clásico, con un estupendo guion y unos personajes complejos y bien dibujados, que fluye de una manera precisa y elegante, sin atropellos, y esa magia tan especial que hace que las escenas se llenen de contenido aunque aparentemente no pase nada. Es cine negro, con lluvia, cigarrillos, y melancolía, pero las claras referencias a clásicos del género están bien engarzadas en la trama, sin caer en clichés. Una de las mejores cintas de Garci, que nunca ha estado en mejor forma.

Puntuación @cineEnCines: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!