miércoles, 19 de junio de 2019

Esto no es Berlín

Unos jóvenes de familias acomodadas entran en contacto con un submundo de arte alternativo, drogas y alcohol. El proceso de maduración está lleno de euforia, descubrimientos y decepciones, y se cuenta desde un punto de vista muy cercano, en el que la cámara recoge los detalles diminutos del día a día, desde la textura de un pintura hasta el deseo más turbio, sin falsos dramatismo ni dulcificar la sordidez de los falsos paraísos, gracias en buena parte a una excelente fotografía, merecidamente galardonada en el último Festival de Málaga. Pero también se nos recuerda que esta rebeldía es la de unos adolescentes privilegiados y protegidos, que pueden volver al cálido refugio que les proporciona su clase social, porque son rebeldes desde arriba, donde todo es más fácil. Recomiendo encarecidamente su visionado, que descubrirá aspectos de México fascinantes poco conocidos.

Puntuación @cineEnCines: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!