lunes, 13 de mayo de 2019

Sombra

Aunque técnicamente grabada en colores, la película transcurre casi íntegramente en blancos, negros y una riquísima gama de grises, con texturas y transparencias delicadas y sugerentes, en un mundo de ilusiones y ensueños, como corresponde a una historia mítica. Las coreografías son muy bellas, pero cercanas al realismo, y los recursos de la cámara lenta se usan sin las exageraciones que hemos visto en otras películas chinas. Se explota en la película la dualidad Yin/Yan, presente en todo el relato, para contraponer movimientos ágiles y vigorosos con otros suaves, curvilíneos y maravillosamente cinematográficos. Con su propio ritmo, lento y meditativo, es una obra hermosa y original, que muestra una vez más el talento de Zhang Yimou, un director en plena madurez artística.

Puntuación @cineEnCines: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!