jueves, 17 de mayo de 2018

Hannah

Hannah es silenciosa, y de sentimientos reprimidos, y la seguimos en su vida solitaria mientras su esposo está en la cárcel. Charlotte Rampling está soberbia con su papel de mujer al límite, con el dolor y la angustia, latiendo bajo una capa casi impenetrable de contención. Esa contención también es notable en la manera de contar la historia, en la que los hechos se nos van dando en pequeñas dosis, se podría decir a cuentagotas. Aunque esta parquedad en la entrega de la información es elegante y tiene cierto atractivo, se lleva al exceso y nos falta estructura y una línea narrativa coherente sobre el personaje y sus circunstancias, y que se hilvanen un poco mejor las distintas escenas, algunas de ellas, es cierto, brillantes e intensas.

Puntuación @cinEnCines: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!