viernes, 16 de marzo de 2018

Perdido

La desaparición de un niño es el punto de inicio de una película, en primer lugar de suspense, ya que queremos saber por qué lo han secuestrado, pero también de acción, porque el padre se embarca en una aventura en la que hace todo lo posible para salvar a su hijo, con momentos heroicos muy por encima de lo que podríamos esperar de un pacífico geólogo. La historia está contada de manera sencilla, directa y muy efectiva, y tanto los paisajes nevados como Guillaume Canet son muy fotogénicos y dan mucho juego. Canet, además, no sólo funciona en las escenas de acción, sino que también transmite los sentimientos de cariño, desazón y sobre todo de culpa con dignidad y sin afectación.

Puntuación @cineEnCines: 7/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!