miércoles, 6 de julio de 2016

Viva

La historia empieza tranquila, casi aburrida, como tranquila y aburrida es la vida de su protagonista Jesús, un peluquero, callado, tímido y abiertamente homosexual cuya vida empieza a cambiar con un recuerdo del pasado y un puñado de discos antiguos. Estamos ante una película de emociones fuertes con una poderosa banda sonora y planos sin palabras, llenos de silencios muy elocuentes: el encanto melancólico de la Habana, la sordidez y la tristeza de la prostitución o la cintura y desolación de Jesús volviendo a casa. El director se acerca a las personas sin concesiones, pero con tacto y respeto, llevándonos lentamente hasta la belleza y la rabia de la escena final, un poco excesiva, es cierto, pero que se siente coherente y necesaria.

Puntuación @cineEnCines: 8/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!