sábado, 9 de julio de 2016

Mi amigo el gigante

Spielberg puede hacer cualquier personaje querible, y para ello cuenta en esta ocasión con el gran talento de Mark Rylance, que a golpe de ordenador, se transforma en un gigante aturdido, sensible y vegetariano, siete metros de pura bonhomía, que junto a una testaruda y respondona niña protagonista, acometen la nada desdeñable tarea de salvar a todos los niños del mundo. El director muestra su usual fuerza visual, y deslumbra en secuencias de sugerente lirismo, aunque la película adolece de fallos de ritmo y excesivo metraje. Creo también que me hubiera gustado más en versión original, ya que es difícil traducir el lenguaje chispeante de la novela en que se basa. Con todo, es recomendable para niños y amantes del cine de fantasía.

Puntuación @cineEnCines: 7/10


2 comentarios:

  1. A ver si saco tiempo y la veo, que pinta bien. ¡Buena crítica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Seguro que te hace pasar un buen rato, ya contarás ;)

      Eliminar

¡Muchas gracias por comentar!